domingo, 19 de noviembre de 2017

Efemérides de hoy


El 19 de noviembre de 1875 nace en Honolulú, (Hawái, EE.UU) el arqueólogo estadounidense que descubrió las ruinas de las ciudades incas de Vitcos y de Machu-Picchu. Bingham tuvo una privilegiada educación. Acudió durante diez años a la Escuela Punahou del colegio Oahu, de donde pasó a la Academia Phillips y, finalmente, ingresó en la Universidad de Yale, donde obtuvo su título en 1898. Después estuvo trabajando en diversos oficios hasta que decidió volver a la universidad, primero a la de California y más tarde a Harvard para conseguir un título de posgrado en historia y ciencias políticas. Tras conseguir el título, en 1905 trabajó un año en Princeton.


Fue en 1906 cuando realizó su primer viaje a Sudamérica. La misión consistía en seguir la ruta que realizó Simón Bolívar en 1819 a lo largo de la geografía de los países conquistados por España para así conocer mejor la historia hispanoamericana y poder enseñarla a sus alumnos con conocimiento de causa. Dos años después siguió la ruta comercial organizada por los españoles en los países americanos.

En 1908 se convirtió en el Delegado del Primer Congreso Científico Panamericano en Santiago de Chile. Un año más tarde, fue nombrado miembro de la Facultad de Historia de la Universidad de Yale y, dos años después, se organizó una expedición arqueológica cuyo objetivo era encontrar Vilcabamba, la "ciudad perdida de los incas", una fortaleza secreta utilizada por los incas contra la invasión de los españoles en el siglo XVI.

Los indicios de las crónicas incas de la época le llevaron a la conclusión de que los yacimientos se encontraban cerca de Cuzco (Perú), donde el acceso era muy complicado. Sin embargo, para Bingham no fue un problema debido a que su padre le aficionó al montañismo, deporte que le fue muy útil en todas sus expediciones y en concreto a la hora de escalar el monte Coropuna (6595 m); fue el primero en conseguir llegar hasta la cima.

Tras un difícil camino, el 24 de julio Bingham se dirigió a las ruinas de Machu-Picchu, donde encontró una piedra que recordaba a las estructuras del Templo del Sol en Cuzco. Se iniciaron las excavaciones, que Bingham tuvo que abandonar en 1912. Tres años después volvió a ellas, convencido de que las ruinas de Machu-Picchu correspondían a la "ciudad perdida de los incas". Sus investigaciones fueron puestas en duda durante mucho tiempo. Tuvo que esperar hasta mediados del siglo XX para que sus suposiciones fueran tomadas en serio.


Paralelamente a las excavaciones, Bingham tuvo otras actividades totalmente ajenas a la arqueología. A partir de 1916 comenzó a ascender en la jerarquía militar, ocupando diversos puestos en los ejércitos. En 1922 ocupó el cargo de teniente gobernador de Connecticut, ciudad de la que dos años más tarde fue elegido gobernador, y abandonó la enseñanza de historia de la Facultad de Yale. No estuvo demasiado tiempo como gobernador, pues a los pocos días quedó una vacante en el Senado que fue ocupada por él. Se mantuvo en este puesto durante ocho años. Posteriormente se dedicó a los negocios hasta que, en 1951, el presidente Truman le designó para formar parte del Civil Service Loyalty Review Board, para investigar casos de subversión dentro del Departamento de Estado.

Bingham fue miembro de numerosas asociaciones, entre las que cabe destacar la National Geographical Society y la Royal Geographical Society. También escribió libros sobre cada uno de sus viajes: Diario de una expedición a través de Venezuela y Colombia; Tierra Inca (1922); Machu-Picchu, la ciudadela de los incas(1930) y La Ciudad perdida de los incas (1948).

Fuente: www.biografiasyvidas.com

sábado, 18 de noviembre de 2017

Hoy es el cumpleaños de Marimar, Guajardo y Valentina

Y permitirme la travesura de incluir a los tres en una serie de televisión que me gustaba mucho...

La casa de la pradera, yo os veo muy graciosos, pero no os enfadéis conmigo que a continuación pongo las tres felicitaciones que había preparado antes.

¡¡¡Feliz cumpleaños!!!




Para Guajardo, Marimar y la pequeña Valentina, que hoy cumple 2 añitos




viernes, 17 de noviembre de 2017

Alphonse Mucha y el Palacio de Gaviria


En el palacio de Gaviria, un edificio palaciego del siglo XIX situado en la calle Arenal de Madrid (cerca de Sol) que fue construido entre 1846 y 1847 por el arquitecto Aníbal Álvarez Bouquel para el banquero y bolsista Manuel Gaviria y Douza, Marqués de Gaviria, siendo uno de los palacios más lujosos de su época, siguiendo modelos romanos e influencias neoclásicas, al estilo de los palacios renacentistas italianos.




Lo inauguró en 1851 la reina Isabel II y fue muy conocido en su época por las fiestas allí celebradas y que se podían observar desde la calle a través de los balcones del salón. Destacan los frescos de los salones, obra de Joaquín Espalter y Rull. En 1977 fue declarado Bien de Interés Cultural. 

Hoy en día se celebran exposiciones, entre ellas una de Alphonse Mucha, pintor y cartelista checo que os recomiendo visitar. 



Los horarios hasta el 25 de febrero de 2018 son:

Domingo - jueves: 10:00 - 20:00 h. Viernes y sábados: 10:00 - 21:00 h.

Entre las más de 200 piezas expuestas se encuentran pinturas como Autorretrato (1899) o Francia abraza a Bohemia (1918), carteles como el póster para Gismonda (1894) o el de Sarah Bernhardt como La Princesse Lointaine (1896) o diseños entre los que destaca el estudio para By force towards freedom, with love towards unity! (1910-1911) y para The Age of Wisdom (1936-1938). En ellas las imágenes de seductoras mujeres se combinan con maquetas y diseños tipográficos innovadores. El recorrido se completa con obras decorativas, joyas y bocetos para el diseño de la Boutique Fouquet, que componen una imagen global de la carrera de este gran artista. 





Alphonse Mucha


Nació el 24 de julio de 1860 en Ivancice, Moravia.

Fue uno de los representantes más destacados del periodo art nouveau.

Empezó trabajando con decorados teatrales en Viena.


Cursó estudios en Praga, Munich y París. Es en esta ciudad donde comienza a diseñar sus carteles, fácilmente reconocibles por sus arabescos, las flores de tallos finos y sobre todo por sus mujeres de largas y sueltas cabelleras.

Realiza asimismo los carteles de las actuaciones teatrales de Sarah Bernhardt y algunos anuncios de productos comerciales. Diseñó también joyas.



De 1903 a 1922 viajó a Estados Unidos en diversas ocasiones. Con la ayuda del mecenas Charles Richard Crane, pintó La epopeya del pueblo eslavo.


En 1922 volvió a la República Checa, donde trabajó diseñando sellos y billetes de banco. La pintura suya fue El juramento de unión de los eslavos.



Alfons Mucha falleció el 14 de julio de 1939 en Praga a causa de una pulmonía. Fue enterrado en el cementerio de Vysehrad.


Fuente: *buscabiografias.com




jueves, 16 de noviembre de 2017

CHAMPIÑONES A LA PLANCHA


Ingredientes:


150 gr champiñones
2 dientes de ajo
1 cucharadita de mantequilla
10 gr perejil seco
Sal
Pimienta (al gusto)


Preparación:


Lavar bien los champiñones. Quitarles el agua.

En un sartén derretir la mantequilla a fuego bajo, añadir el ajo cortado finamente y cocinar durante 2 minutos revolviendo constantemente para evitar que se queme.

Es momento de agregar el perejil seco finamente picado y mezclar.Si la mezcla esta muy seca añadir un poco de mantequilla, salpimentar

Hacer un agujero y retirar el tallo de los champiñones, llevar los hongos a una plancha antiadherente muy caliente y cocinar por ambos lados hasta que estén dorados, espolvorear una pizca de sal.

Una vez estén listo rellenar con la mezcla y disfrutar.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Y hablando de musicales...

Que os parece la versión de Amaia y Alfred de la ciudad de las estrellas de la película  La, la, land


martes, 14 de noviembre de 2017

Mi musical favorito

En la publicación de ayer mencionaba las películas musicales, pero hay algunas que merecen una publicación más extensa, como 7 novias para 7 hermanos


Aquí dejo otra escena con una canción preciosa

lunes, 13 de noviembre de 2017

A mi me encantan las películas musicales de los años 30,40 y 50

Me debo de estar haciendo mayor porque cada vez me gusta mas recordar películas antiguas y por supuesto las musicales son mis preferidas.


Y que me decís de estas canciones, sería una pena que se perdieran en el recuerdo, espero que no.


Os voy a contar un secreto, yo de jovencita mientras ayudaba a mi madre con las tareas de la casa, aprendí a bailar el rock agarrándome al picaporte del balcón, afortunadamente era muy fuerte y nunca se rompió y por supuesto para las canciones lentas no hay mejor pareja que una buena escoba.


domingo, 12 de noviembre de 2017

Hoy es el cumpleaños de Fernando

Y como todos los años recibirás la visita de todos tus hijos, nietos y demás familia. Pero este año es especial, no es fácil llegar a cumplir 95 años, siendo un abuelo cibernético.

¡¡¡Feliz cumpleaños!!!



sábado, 11 de noviembre de 2017

Champiñones a la plancha




Ingredientes:

150 gr champiñones
2 dientes de ajo
1 cucharadita de mantequilla
10 gr perejil seco
Sal
Pimienta (al gusto)


Lavar bien los champiñones. Quitarles el agua.

En un sartén derretir la mantequilla a fuego bajo, añadir el ajo cortado finamente y cocinar durante 2 minutos revolviendo constantemente para evitar que se queme.

Es momento de agregar el perejil seco finamente picado y mezclar.Si la mezcla esta muy seca añadir un poco de mantequilla, salpimentar

Hacer un agujero y retirar el tallo de los champiñones, llevar los hongos a una plancha antiadherente muy caliente y cocinar por ambos lados hasta que estén dorados, espolvorear una pizca de sal.

Una vez estén listo rellenar con la mezcla y disfrutar.

viernes, 10 de noviembre de 2017

Cocido madrileño

Este es el tradicional cocido madrileño (4 personas)



Ingredientes:

- 500 gramos de garbanzos
- 600 gramos de morcillo o jarrete de ternera
- 300 gramos de falda de ternera
- Un cuarto superior de gallina o pollo
- Un chorizo
- Una morcilla
- Un buen trozo de panceta fresca
- Medio repollo grande o uno pequeño
- 1-2 puerros
- 3-4 zanahorias
- 3-4 patatas
- Un hueso de jamón
- Un hueso de rodilla de ternera
- Un hueso de espinazo salado
- Un hueso de caña blanco
- Sal
- Fideos

Preparación:

La noche antes de preparar el cocido madrileño hay que dejar en remojo los garbanzos que vayamos a emplear, que pueden ser del tipo que más os guste. Nosotros empleamos unos garbanzos de tamaño pequeño, que nos gustan más. Otra opción es emplear garbanzos de bote, pero sin duda es mejor que los dejemos en remojo nosotros mismos. En unas 12 horas los garbanzos estarán ya listos para usar, así que los vamos a escurrir bien. También vamos a lavar bien bajo el grifo los huesos y las carnes que vamos a emplear en la receta, para quitarles la toda la suciedad que pudieran tener. El pollo o gallina que se emplea puede ser o bien su carcasa y una pechuga o bien un cuarto superior entero, como os sea más cómodo.

Colocamos toda la carne y los huesos en la olla donde vayamos a preparar el cocido y cubrimos los mismos con agua fría, y ponemos a calentar. La olla puede ser una de las tradicionales o bien una olla exprés, en ambos casos la preparación es similar, salvo que en la primera el proceso durará varias horas y se hace a fuego lento, como se ha hecho siempre, y en la segunda se hace mucho más rápido. Si tienes tiempo, lo aconsejable es hacerlo en una olla normal, pero si tienes prisa, mejor usar una olla exprés, pero como siempre, lo dejamos a tu elección.

Cuando el agua comience a hervir bajamos un poco la intensidad del fuego, para evitar que los borbotones salgan de la olla, y vamos quitando la espuma que se irá acumulando arriba, con ayuda de una espumadera. Mientras tanto vamos a echar los garbanzos escurridos, en una red de cocina si tenemos, o bien directamente a la olla. Hay que dejar los garbanzos tiernos, pero sin llegar a hacerlos del todo, lo que llevará unas dos horas aproximadamente en olla normal y unos 15-20 minutos en olla exprés, siempre dependiendo de los garbanzos y de la potencia que usemos.

En ese momento sacamos los huesos y agregamos a la olla el repollo cortado en dos trozos, o entero si es pequeño, el puerro bien lavado, sólo la parte blanca, y las patatas y las zanahorias lavadas y peladas, y troceadas si son grandes. Al mismo tiempo vamos a poner en una olla más pequeña a cocer el chorizo y la morcilla, a los que haremos antes unos pinchazos repartidos, para que además se desgrasen bien y la grasa no nos quede junto al cocido. El caldo debe cubrir bien todos los ingredientes, si no fuera así agregamos un poco más de agua, pero mejor que esté caliente, para no bajar la temperatura de la que están en la olla.

Cocinamos otros 30-40 minutos más o menos, tras los cuales vamos a sacar el caldo para servirlo como primer plato, colándolo para dejarlo bien limpio para filtrar los posibles trozos de hueso y otros que hayan podido quedar. Corregimos el punto de sal antes de separar el caldo, por si hiciera falta. Ese caldo lo dejamos en otra olla para calentarlo más adelante. El chorizo y la morcilla, si la hemos usado, ya estarán bien desengrasados, así que los escurrimos bien y los agregamos a la olla principal, con el resto de ingredientes, y los mantenemos ahí hasta acabar de cocinar las verduras, carnes y garbanzos, que comprobaremos que están todos bien hechos.

Y pasamos ya a servir, lo cual haremos en tres veces. El primer plato se prepara calentando el caldo que habíamos separado y agregando fideos, y se sirven una vez se hayan cocido. El segundo plato lo prepararemos sirviendo los garbanzos acompañados con las verduras troceadas, todo servido en una bandeja para que cada comensal se sirva, o bien ya repartido en platos individuales. Se suelen aliñar con un poco de aceite y vinagre. Y el tercer plato se sirve apartando una mezcla de la carne, panceta, chorizo y morcilla, todo previamente bien troceado en trozos que deben ser más bien grandes. Como verás es una receta que mezcla buenos ingredientes y con la que hacer un almuerzo muy completo.